Estudio sobre la “Intolerancia a los Alimentos”

Además de descartar la intolerancia a la lactosa y a la fructosa y por supuesto la enfermedad celiaca, es fundamental saber que entre los tipos de intolerancia más frecuentes se encuentra el sobrecrecimiento bacteriano, que prácticamente afecta al 80% de la población adulta. 

El estilo de vida y el tipo de alimentación que mantenemos en la actualidad favorece que toleremos peor los alimentos, siendo responsables de síntomas como distensión abdominal, gases, digestiones pesadas, dolor, así como episodios de diarrea o estreñimiento.

Es fundamental en estos casos realizar un estudio médico exhaustivo de intolerancias alimentarias que nos ayude a discernir cuales son los alimentos que nos producen los síntomas y que podemos hacer para solucionarlo.

El estudio de las intolerancias alimentarias no es tan sencillo como realizar una analítica que te diga cuales son los alimentos que se toleran y cuales los que no. En realidad, existen diferentes entidades clínicas que pueden provocar que no se tolere bien un alimento y es necesario para averiguarlo, realizar una historia clínica detallada para después solicitar unas pruebas diagnósticas u otras.

La mayoría de pacientes con esta sintomatología suele haber peregrinado por diferentes médicos sin haber objetivado ningún tipo de alteración en las pruebas realizadas, aumentando su desesperación por seguir teniendo síntomas y no encontrar la solución.

Además de descartar la intolerancia a la lactosa y a la fructosa y por supuesto la enfermedad celiaca, es fundamental saber que entre los tipos de intolerancia más frecuentes se encuentra el sobrecrecimiento bacteriano, que prácticamente afecta al 80% de la población adulta. Se produce por una migración de las bacterias del colon al intestino delgado y a consecuencia de esta migración, las bacterias fermentan los alimentos que ingerimos, provocando los síntomas descritos previamente.

Otras de las intolerancias más comunes son las alteraciones en el metabolismo de la histamina, que causan también síntomas digestivos y pueden asociar cansancio, dolores articulares y migrañas.

Muchas veces pueden darse varias condiciones en un mismo paciente, por eso es fundamental realizar un diagnóstico adecuado para poder proporcionar un tratamiento y una dieta de evitación (que generalmente es temporal) específica para cada caso.

Pruebas Diagnosticas

INTOLERANCIA A LA HINSTAMINA

¿Qué es la histamina? La histamina es una molécula sintetizada en células de diferentes tejidos y su función se basa principalmente en la defensa frente a agresiones externas. Se trata de una sustancia presente en múltiples alimentos e incluso existen bacterias intestinales que son capaces de generar histamina. El consumo de alimentos liberadores de histamina no debería producir síntomas ya que, en condiciones normales, la histamina se degrada por la enzima DAO (Diamino oxidasa). Cuando se tiene un déficit en la actividad de la enzima DAO, la histamina no se degrada de manera adecuada y se acumula, causando síntomas muy variados (desde picor cutáneo hasta diarreas y migrañas). La histamina puede también acumularse por un exceso en su producción, aunque los niveles de enzima DAO sean normales, por ello es importante estudiar todas las vías de su metabolismo.

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

La lactosa es un azúcar presente en los alimentos lácteos y la intolerancia a lactosa es bastante frecuente en nuestra sociedad. La prueba de intolerancia a la lactosa es muy fácil de realizar aunque dura aproximadamente 2 horas. Consiste en realizar una medición basal de la concentración de hidrógeno en aire espirado y posteriormente, el paciente toma una cantidad de lactosa disuelta en agua (tras una preparación previa evitando determinados alimentos los días anteriores) y una vez ingerida la preparación, se mide de forma secuencial la concentración de hidrógeno para determinar si los niveles se elevan después de haber tomado el preparado.

INTOLERANCIA A LA FRUCTOSA

La fructosa, es otro azúcar que se encuentra presente en múltiples frutas y verduras. Se puede generar a partir de la degradación del azúcar que utilizamos a diario para añadir al café, té o postres. Los fructanos (varias moléculas de fructosa unidas) son difíciles de degradar y pueden provocar diarreas.  La prueba diagnóstica es igual a la realizada en la intolerancia a la lactosa aunque el preparado que debe tomar el paciente está realizado en este caso con fructosa en vez de con lactosa.

SOBRECRECIMIENTO BACTERIANO

El sobrecrecimiento bacteriano es un disregulación, en el cual se produce una migración de las bacterias del colon al intestino delgado, colonizando una zona que no debería tener esta presencia de bacterias y por tanto, fermentan los azúcares e hidratos de carbono después de la ingesta provocando síntomas como hinchazón abdominal y gases. Cuando el sobrecrecimiento bacteriano lleva mucho tiempo establecido, puede alterar la barrera intestinal y producir síntomas crónicos entre los cuales se incluye el cansancio persistente, estreñimiento y diarrea, rosácea e incluso anemia.

ENFERMEDAD CELIACA | SENSIBILIDAD AL GLUTEN (NO CELIACO).

La intolerancia al gluten es actualmente uno de los principales motivos de consulta de intolerancias alimentarias. A la hora de abordar los síntomas derivados de la ingesta de gluten es fundamental descartar la enfermedad celiaca, cuya base es una alteración autoinmune y supone un riesgo a largo plazo para el paciente. La sensibilidad a gluten no celiaca es un trastorno cuyo origen no se conoce claramente, en el cual se descarta tanto origen alérgico como inmunológico y se cree que se produce por una alteración en la degradación del gluten, siendo nuestro organismo incapaz de digerirlo adecuadamente al no disponer de las enzimas necesarias para ello. El diagnóstico es clínico y de exclusión.

INFORMACIÓN ADICIONAL | SOLICITUD DE CITA

Si necesita información adicional o una cita con nuestro especialista en intolerancias alimentarias, por favor rellene el siguiente formulario y en breve nos pondremos en contacto con Usted. Muchas gracias.

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Mensaje

Intolerancia AlimentariaClinique Francaise